Ayer que te fuiste

Querido papá: te acordarás, igual que yo, de aquella tarde de marzo que nos llevaste de la mano, a Félix y a mí, a recoger las túnicas de tu, nuestra Cofradía, para salir de nazareno por primera vez. Recordarás las antiguas dependencias, en una acera perdida de una calle que apenas reconocemos ya. Esas vitrinas, casi las únicas en aquella época, que contenían piezas bordadas; ese manto enrollado entrando en la sala, a la derecha, casi a ras de suelo. Ese olor a pana vieja…

Yo quería verde, ya sabes: siempre me gustó más. Y tú que no, que mejor morado: que hay más plazas vacantes. Tan contento me fui con mi túnica, mi cíngulo de seda, (más largo que todas las cosas),  y mi escapulario bordado.

El ayer que se fue, y que siempre vuelve.

Ayer te fuiste. Con el pañuelo de tu Virgen entre tus dedos. Pero, ya lo sabes: siempre estarás aquí.

Fernando Prini es diseñador. Síguele en Twitter: @Fprini