Como Cristo en un cristal

Han perforado su cuerpo. Por unas monedas, los hierros han traspasado la carne como se traspasa el umbral de una casa, cuando la casa es tu propio cuerpo. Si la carne es débil el espíritu es fuerte, o al menos lo que queda de él. Cada uno busca su dolor particular, su cruz, para llevar a la vista. Miradlo, admiradlo. El resultado es brillante, casi metálico. A veces la procesión va por dentro, a veces la procesión va por fuera. En su lecho, un dios sueña con el mar. Como Cristo en un cristal.

Rafael García es diseñador y maquetador. Síguele en Twitter: @simelatarareas