Destello

Atropéllame la vida, cariño, ven y pásame por encima que quiero sentir tu peso aliviando el mío, acércate creciendo en tu pedaleo y muéstrame los nuevos caminos que yo ya no los veo. Ven aquí donde te espero y llévame al refugio de seguir queriendo. Atropéllame con cariño, mi vida, que yo no muero si tu cuerpo todavía respira alegría, corre ven, escapa de lo oscuro a la velocidad de la luz que te ilumina, apágame la noche, incéndiame la vida y llévame a tientas hasta tu sonrisa dulce e infinita.

Jordi Cánovas es psicólogo, síguele en Twitter: @LorenzoKraus