El origen del mundo

Es el origen del mundo de Courbet, el enigma de la concepción anunciada. La de una mujer sin mácula que al mayor de los inocentes trajo. Son un par de manos entresacadas que han vivido mucho, las de la matrona que asiste al parto. Que cada día a un Little Jesus saca: ausente de prejuicio, ignorante del espanto. Una niña perdida que en el templo materno se halla, fiel diamantina de sonrisa y esparto. Pieza clave del triángulo cósmico que no desdeña la vida humana, donde el Amor reina sin descanso. Llamémosle Trinidad.

Isabel Guerrero es periodista. Síguela en Twitter: @IsitaMona