Libertad

La vida cambia en un segundo. Ayer era yo la que paseaba con la bici por delante de las rejas. Ayer era yo la que reía. Ayer tenía toda la vida por delante hasta que tú me la arrebataste.

Hoy, desde aquí, del otro lado, la libertad se echa de menos. Me dejaste sola, encerrada en una enorme jaula sin techo. Me dejaste con una maleta llena de mentiras y las alas rotas.

¿Pero sabes qué? No me rendiré; he enterrado tus mentiras y crecerán flores en su lugar. Las alas sanarán y echaré a volar.

Sigue a EnLosTejados en Twitter: @Enlostejados