No es país para ti

Porque no importa que nacieras con él roto de odio, ni que lo hayas limpiado para que tus hijos no vieran ni la sombra de la guerra que te vio nacer.

Porque ellos no te van a ver así de sola, sentada junto a ausencias que quizá ya sólo tú recuerdas.

Porque estarán, si Dios y ellos quieren, cuando haga falta, pero no cuando desearías que estén.

Porque tú vas perdiendo la cabeza, pero ves que más la pierde el mundo.

Porque nadie sabe que tu herencia no es la que tributa, sino la que se escucha.

Sigue a Kaw en Twitter: @Kaw_DjR