Ventana Santa

Asomadas todas al mismo espacio, ven pasar esa semana que, sin interrupción, santifica un año. Cada una es, y observa, según intenciones y medios, necesidades y recursos. Unas, ajustan ambos; las siguientes, devoran para justificarse; las últimas, imitan a las primeras para sostener a las segundas.

La ventana conjunta no lo es porque la veamos, ni por santa, sino porque nos interpela; nos permite ver, o discernir, quiénes somos, fuimos, y queremos ser, y por tanto qué y cómo deberíamos ver.

Fernando Ramos es arquitecto. Síguele en Twitter: @bgmps